La práctica de la investigación Transdisciplinar en el campo del diseño

Por

Resumen


Resumen

La investigación Transdisciplinar que se quiere compartir en este texto es el de una práctica que busca la solución de problemas, específicamente en el campo del diseño. No se pretende ignorar otros modos de hacer investigación, por ejemplo, la que ocupa al método científico, por eso se exponen los fundamentos de ambas, con el fin de hacer notar sus características y con ello establecer: la pertinencia de una y de otra.

Cabe decir que aquí se asume: que la Transdisciplina y su investigación posibilitan desde diferentes relaciones, el encuentro con información desde diferentes planos de realidad de los proyectos que se atienden; postura que enriquece la manera de observar los problemas de diseño.

Pero ¿cómo la investigación Transdisciplinar posibilita la solución de problemas de diseño y de ese modo se contribuye a la formación de investigadores en esta profesión? El propósito de este escrito es responder a esta pregunta.

Palabras clave:

Investigación, transdisciplina, método científico, diseño, problema.

Abstract

The transdisciplinarity research that we want to share in this text is from a practice that seeks to solve problems, specifically in the design department. It is not intended to ignore other ways of doing a investigation, for example, the one where the cientific method is applied, that’s why the fundamentals of both are exposed, in order to make their characteristics known and establish: the relevance of one and the other.

It’s assumed that: The Transdisciplinarity and its research enables different relationships, the encounter with information from different planes of reality of the projects that are attended; posture that fulfills the way we see design problems.

However, How the Transdisciplinarity research enables the solution of design problems and contributes with the profession of design researches? the purpose of this lecture is to answer that question.

Keywords
Research, transdisciplinarity, Scientific Method, Design, Problem.

PDF

Introducción

Según el sitio de World Bank Group, hay 244 investigadores de tiempo completo por cada millón de habitantes en México, lo cual contrasta con los 4,313 que reporta Estados Unidos de Norteamérica y aún más con los 8,250 de Israel. Este simple dato es revelador del interés que supone la investigación, para quienes formulan las políticas educativas en estos países y también manifiesta, una de las causas de nuestra dependencia con las naciones llamadas desarrolladas.

En ese sentido se presume que: cuando en los centros de educación superior en México, no se favorece de manera destacada la formación de investigadores entre sus estudiantes, el resultado es un egreso de profesionales mayoritariamente operativos (en el mejor de los casos), pero no visionarios-creativos. Lo cual implica que a las personas operativas, se les dificulta entender, explicar, describir o comprender su entorno de manera crítica y rigurosa, además de no contar con recursos para resolver problemas. Esto coadyuva a la dependencia de una sociedad, con aquellas que sí consideran primordial la formación de investigadores entre sus estudiantes de nivel superior.

Entender las razones por las que se llegó a esta situación implica revisar múltiples variables, pero se refiere muy probablemente a la confusión que existe sobre el investigar y su multidimensión, específicamente en el campo del diseño. Por lo anterior, el objetivo de este documento es exponer las características de un tipo de investigación llamada transdisciplinar, para describir su aplicación en el campo del diseño, con base en un modelo con el que se trabaja en ICONOS, Instituto de Investigación en Comunicación y Cultura. La pregunta a responder es ¿cómo la investigación transdisciplinar posibilita la solución de problemas de diseño y así contribuye a la formación de investigadores en esta profesión?

Para responder a esta pregunta, la lógica de exposición de este trabajo se organiza en tres momentos: en el primer apartado se propone una matriz operativa que presenta algunas categorías para determinar los tipos de investigación dominantes, con el fin de identificarlos. La segunda parte plantea un acercamiento al modelo de investigación transdisciplinar, el cual puede ser relacionado con cualquier protocolo de investigación o para prácticas investigativas más modestas. La última pieza de este escrito, completa el modelo de investigación transdisciplinar y se explicita su vínculo con proyectos de diseño. Finalmente se ofrecen conclusiones, donde se contesta la pregunta antes formulada.

1. La investigación dominante

La investigación es un tipo de práctica que se entiende y explica de múltiples maneras, por eso no basta decir que proviene del latín investigare, que según el diccionario etimológico de Gómez de Silva, se le define como “… acción de examinar cuidadosamente […] buscar cuidadosamente […] seguir las huellas o la pista, […] descubrir…” (Gómez de Silva, 387) Es decir, la investigación es un acto de búsqueda cuidadosa de huellas o pistas, con el fin de descubrir. Lo dicho es un primer acercamiento para su identificación, pero esto qué implicaciones tiene para aquellos que quieren comprenderla.

Cabe decir al respecto que en el diálogo de Teetetes o de la Ciencia, cuando Sócrates pregunta acerca de algún joven notable a Teodoro, él habla de uno que se distingue por valiente y además “… marcha en la carrera de las ciencias y del estudio con paso tan fácil, tan firme y tan rápido, y con una dulzura comparable al aceite, que corre sin ruido que no me canso de admirarle y estoy asombrado de que en su edad haya hecho tan grandes progresos.” (Platón, 417) Se trata de Teetetes y en ese diálogo, mediante una serie de interrogaciones e inferencias, se expone una perspectiva que vincula al conocimiento con la verdad, la cual se alcanza mediante un tipo de acción (investigación), que examina las ideas de manera cuidadosa, pero que no implica en ello a la sensación, ni al juicio. Se infiere de lo dicho que: desde Platón, la investigación implica entenderla como una práctica dialógica-virtuosa, que cuestiona los supuestos aceptados, mediante un modelo que acerque a las esencias. Esta acepción ha sido un paradigma1 que se ha mantenido vigente hasta la actualidad y que se reconoce idealista, lo cual obliga a suponer que hay otros paradigmas que fundamentan a la investigación.

Foto 1.
Conferencia con Félix Beltrán
Iconos Instituto de Investigación y Cultura

De ese modo se puede distinguir que un aspecto de interés para la investigación es su postura paradigmática; esto implica que no solo se puede ser idealista, sino también racionalista (reconocida muchas ocasiones por el cartesianismo, pero que tiene antecedentes importantes en la antigüedad) o empirista (cuyo origen se puede reconocer en Aristóteles, el pensamiento árabe y las escuelas inglesas). Por otro lado, está el pragmatismo propio del pensamiento norteamericano y así se pueden seguir identificando otros paradigmas, que en su conjunto conforman un territorio complejo, en cuyos despliegues se pueden asumir bifurcaciones que posibilitan nuevas formas de re-territorialización, con el fin de cimentar a la idea que se tenga sobre la investigación.

Otro modo de plantear a la investigación depende de sus propósitos, así se establece su condición de básica o aplicada; la primera se entiende pura, teórica o fundamental, y que aspira a convertirse en la base del conocimiento; la segunda está orientada a resolver un problema o planteamiento específico.

También se puede distinguir el nivel de investigación por su objeto de estudio, el cual puede ser exploratorio, descriptivo, explicativo y comprensivo. El primero es de interés cuando importa un tipo de realidad poco explorada o cuando surge un nuevo fenómeno, también se recomienda cuando es poco factible una generalización en la formulación de una hipótesis o cuando no se considera una metodología rigurosa, entre otras condiciones. Por su parte, la investigación descriptiva determina las características de los fenómenos que estudia, mediante mediciones, lo cual también implica considerar el establecimiento de indicadores y reconocer sus relaciones. La investigación explicativa considera la selección de cierta teoría y con ella entender los fenómenos que se quieren estudiar; una variante de esta es la investigación correlacional, la cual a partir de la estadística, busca no entender causas, sino el grado de relación entre variables. Finalmente la investigación comprensiva reconoce la relación existente entre la subjetividad y un ejercicio interpretativo, cercano a los intereses hermenéuticos o de recepción.

Otro aspecto a considerar es la manipulación de variables, mismo que se reconoce en experimental, cuasi-experimental y no experimental. En la primera hay un control riguroso de variables, con el fin de constatar la pertinencia de resultados en muestras aleatorias, que presumen ser una representación de la realidad. La cuasi-experimental, en la cual no se controlan en su totalidad las variables. La no experimental se basa en la observación, sin control de variables.

Por otro lado se puede considerar el método utilizado, el cual puede ser deductivo, inductivo, hipotético-deductivo e intuitivo. El primero trata de una formulación que busca la verificación o falsación de un supuesto que se debe validar bajo una ley general. La investigación inductiva busca constantes observadas, que se presentan como conclusión y desde donde no se pueden alcanzar generalizaciones. El modelo de investigación hipotético-deductivo parte de observaciones que posibilitan una hipótesis, así se generan teorías que deben de ser validadas por experimentación, este modelo se concibe como propio de la ciencia. La investigación intuitiva no aspira a ser científica, ya que nunca surge de un plano humano racional, más bien emerge de una percepción inmediata, de una idea o de otra dimensión profunda.

Además la investigación se determina por el tipo de prácticas para la obtención de datos y se divide entonces en documental, de campo o ambas. En el caso de la investigación de campo puede ser cuantitativa, cualitativa o también cualitativa-cuantitativa. Cuando se trata de la investigación cualitativa, sus técnicas algunos la dividen en aquellas que tratan directamente con el objeto empírico, el cual debe de ser observado y en algunas ocasiones es necesario considerar una totalidad, para ello se trabaja con el diseño de cuestionarios, sondeos o con grupos focalizados, también con entrevistas, entre otras herramientas. También están aquellas que ayudan a comprender registros en textos que tratan sobre la realidad y que requieren de análisis, por ejemplo, semiológicos, semióticos, retóricos, hermenéuticos, entre otros. En otros momentos se trata de reflexionar acerca de la pertinencia de las herramientas utilizadas, buscando identificar otras nuevas y de ese modo la heurística es recomendable.

Según su temporalidad podrá ser longitudinal o transversal: la primera es un tipo de estudio de un objeto empírico durante un periodo concreto; la segunda trata de la comparación de varios objetos en un mismo periodo. Esto se relaciona con el tipo de muestra definida o el de informantes identificados.
Por último, epistemológicamente la investigación puede ser simple o compleja; la simple privilegia el uso de categorías binarias y puede ser disciplinaria, multidisciplinaria o pluridisciplinaria, en algunos casos también interdisciplinaria; todas se relacionan con la modernidad. La segunda no es binaria, sino por lo menos triádica y se relaciona preferentemente con la transdisciplina.

Con lo dicho hasta ahora, se puede distinguir que al hablar de investigación se requiere considerar diferentes dimensiones, que se pueden esquematizar de la siguiente manera:

Dimensiones de la investigación

Figura 1. Dimensiones que se necesitan considerar en una investigación, si bien no siempre es necesario tomar en cuenta todas, por no ser necesario. Elaboración propia.

Es deseable que el esquema anterior (u otro similar), fuese considerado para explicar el territorio de cualquier investigación, cuando se trabaja con un protocolo o plan de trabajo, esto con el fin de clarificar lo que se desea hacer. Ahora bien, para presentar de manera organizada lo expuesto, se propone la siguiente tabla:

Dimensiones de la Investigación

Definición de la dimensión Tipos
Paradigma Modelo que sustenta a la investigación. Idealista, materialista, racional, empírica, estructural, post-estructural, fenomenológica, sistémica, otras.
Propósito Manera de plantear el nivel de la investigación. Básica o aplicada.
Nivel Esto depende del objeto de estudio. Exploratorio, descriptivo, explicativo o comprensivo.
Variables Tiene que ver con su nivel de control u observación: control a ningún control. Experimental, cuasi-experimental, no experimental.
Método Tipo de proceso. Deductivo, inductivo, hipotético-deductivo, intuitivo.
Tipo, técnicas y su metodología Se divide en documental y de campo. Las de campo pueden ser: cuantitativas, cualitativas o cuanti-cuali. Las cualitativas obtienen sus datos de observar la realidad, del análisis de observaciones de otros o de nuevos modos de obtención de datos. Las cuantitativas buscan la predicción.
Temporalidad Se trata de la ubicación temporal de la muestra o de los informantes. Longitudinal o transversal.
Epistemología Es el fundamento del tipo de conocimiento que se busca: absoluto o contingente, entre muchos otros. Simple: disciplinar, pluridisciplinar o multidisciplinar, también algunos tipos de interdisciplinariedad.

Compleja: transdisciplinar.

Figura 2. Esta matriz se presume útil para la definición de una investigación, para ello se debe elegir uno de los tipos propuestos por nivel; cabe decir que en el caso del paradigma, existen muchos más, así que se pueden elegir otros. Elaboración propia.

Un ejemplo del uso de la tabla anterior sería la descripción siguiente de una investigación. Paradigma: sistémico. Propósito: investigación aplicada. Nivel: explicativo. Variables: no experimental. Método: hipotético-deductivo. Tipo, técnicas y su metodología: de campo, cualitativo, entrevista a profundidad. Temporalidad: longitudinal. Epistemología: interdisciplina.

Como se puede apreciar: la investigación desde una perspectiva dominante, se describe popularmente por un solo modo de realizarla (método científico). Pero hay diversas consideraciones a tomar en cuenta, que se suman a sus procesos y protocolos, lo cual puede llevar a la confusión. Es por ello conveniente detenerse a comprender y reflexionar sobre su razón de ser. De manera particular, esta tabla ha ayudado a quien escribe, en la formación de investigadores, al posibilitarlos de recursos para que decidan las rutas que quieran seguir en sus proyectos; si bien ha interesado en los últimos años la investigación Transdisciplinar y sus distintos modos de tratarla. Pero ¿cómo es la investigación Transdisciplinar? Para establecer una respuesta, se requiere des-territorializar y la posterior re-territorialización de su práctica.

2. La Investigación Transdisciplinar

Se asume que la Transdisciplina es una postura ante el conocimiento que se visibiliza desde hace pocos años, su fecha de nacimiento se piensa que es a partir de la Carta de la Transdisciplinariedad, firmada en noviembre de 1994 en el Convento de Arrábida, en Portugal. Aunque se ha señalado que Piaget fue quien por primera ocasión se refirió a ella en 1970,2 considerándola como un nuevo campo de conocimiento. Sin embargo, es presumible que la Transdisciplina ha sido el modo más generalizado de generar conocimiento a lo largo de la historia del hombre.3 Lo anterior es porque se sabe que la subdivisión del conocimiento de manera disciplinar (como territorios independientes), es una postura generada por la Ilustración y que le dio sentido a la modernidad.

Ahora bien, ante esa manera de pensar la Realidad fragmentada, cabe la posibilidad de la existencia de una Realidad en permanentes interrelaciones; ejemplo de ello es que la escolástica fue una postura relacional, pero no lo fue la mecánica, si bien fue dentro del barroco que su contexto facilitó el desarrollo de las formulaciones cartesianas. De ese modo, holismo y atomización son dos condiciones para comprender la Realidad y cuyos supuestos son distintos; por eso es factible pensar en que hay niveles de Realidad. Basarab Nicolescu (1996) supone que hay distintos y los ejemplifica al expresar que A o B (atomización) es diferente de A y B (relación), lo cual valida por lo menos dos niveles. En ese sentido, la modernidad se debe entender como una postura donde se requiere la concepción de contrarios, pero no de contradictorios; en ella se separa al sujeto cognoscente del objeto cognoscible (Realidad) por primera ocasión. Esto acarreó la independencia de la ciencia de lo filosófico, de lo teológico, de la cultura y de cualquier axiología considerada subjetiva; lo cual favoreció el cientificismo que parece que hoy conduce a la destrucción del planeta. Pero existe también otra postura, donde sí es posible la coexistencia de los aparentes sinsentidos, las paradojas, las contradicciones, como lo ha visibilizado la física cuántica.

Por consecuencia, ante escenarios que cuestionan lo binario, obligadamente emerge la Transdisciplina. Nicolescu dice sobre ella que: es distinta a la disciplina, pero también a la multidisciplina, la pluridisciplina y la interdisciplina.4 Pare él se trata de ir “más allá” de las disciplinas y asume que es un nivel superior de la interdisciplina y por eso una postura diferente y de mayor envergadura que la disciplina. En ese sentido, el ser Transdisciplinario será aquel que se encuentre entre la ciencia y la poesía, como lo señaló Werner Heisenberg. Aunque también entre lo binario y lo incluyente, o en el lugar de lo incierto, lo cambiante, lo emergente, etc. Así la Transdisciplina está más allá de la disciplina, entre o a través de ellas; esta práctica va en la búsqueda del conocimiento, pero asumido como una unidad. Si bien esto no implica la totalidad, sino una posición abierta y que integre los saberes ¿cuántos? Eso no es significativo para la postura sostenida aquí, lo único necesario es que se busque cierto rigor en su ejercicio de investigación.

Siguiendo la postura de Nicolescu cuando se refiere a diferentes niveles de Realidad, en uno ubica lo binario y en otro lo complejo; si bien no es obligado que deba ser así, ya que en un plano distinto a lo binario o diádico, está lo triádico, o lo tetrádico, lo pentádico y así hasta el infinito. En ese sentido lo binario es un nivel de Realidad simple y los demás niveles de Realidad son complejos. Ejemplos de propuestas teóricas binarias se encuentran en la modernidad y el grueso de sus teorías, entre ellas la semiología, ciertas antropologías, sociologías, psicologías, etc. En cuanto a formulaciones de tipo triádico está la semiótica de Peirce, la lógica polivalente de Stephen Kleene, entre otras propuestas teóricas y que aquí se tomarán en cuenta posteriormente. De lo dicho se infiere que: un tipo de Realidad surge por la investigación binaria (método científico o lo que se dice qué es), mientras que otro tipo es el de la investigación compleja y cercana a la Transdisciplina.

Pero en concreto ¿qué es la investigación Transdisciplinar? La respuesta que se ofrece no busca establecer una sola manera de realizarla, si bien se condensa en un modelo, que como cualquier otro, puede mejorarse o detonar otros más. Pero este modelo no se debe confundir con la Realidad, más bien es una manera para acercarse a entenderla y por eso es perfectible. Por otro lado, esta propuesta es resultado de las experiencias conseguidas en varios años de desarrollo de investigaciones, no necesariamente dentro del campo del diseño, ya que se ha puesto en práctica para resolver diferentes problemas que se han presentado y también para ayudar a resolver los problemas de otros, entre ellos, de los estudiantes de posgrado. Dicho modelo surge primero de concebir cuatro condiciones necesarias en el momento de enfrentar un problema de cualquier tipo, estos son: los saberes previos del investigador, lo que es capaz de hacer, lo que se quiere hacer y finalmente lo que se debe hacer.5

Las respuestas instauran un Territorio,6 cuya cartografía describe la relación entre el investigador-diseñador y la Realidad, por ejemplo, cuando se presenta una solicitud profesional de diseño o cuando se quiere abordar un tema de investigación.Figura 3. Cartografía que visibiliza el Territorio como relación del diseñador-investigador en su condición de solucionador de problemas de un solicitante, dimensión fundamental para la investigación transdisciplinaria y que es también incierta por los múltiples trazos que se pueden conseguir entre sus diversas relaciones.

Cabe señalar que ninguno de estos planos resultan superiores o inferiores, porque todos son relevantes y además se pueden relacionar con las clásicas preguntas de investigación, que diferentes autores recomiendan cuando se trata de plantear un proyecto. Lo cual se puede expresar de la siguiente manera:

Dimensión Territorial

Investigación y sus preguntas recomendadas

Dimensión Humana

Qué puedo hacer

Qué

(objetivo)

La capacidad (facultades y saberes)

Qué debo hacer

Por qué

(justificación)

Los valores

(axiología)

Qué sé hacer

Cómo

(teoría-método)

Los saberes

(epistemes)

Qué quiero hacer

Para qué

(metodología o procedimiento)

La potencia

(tekné-poiesis)

Figura 4. El orden propuesto para la Dimensión Territorial no debe concebirse jerárquico, ya que se piensa simultáneo y por eso relacional. Tampoco debe de ser considerado inequívoco, ya que cada persona podrá ubicar la mejor relación entre la Dimensión Territorial, las preguntas y la Dimensión Humana, como se puede observar aquí; si bien es necesaria una argumentación convincente al proponer el orden de interés. Elaboración propia.

Otro orden puede ser el siguiente:

Dimensión Territorial

Investigación y sus preguntas recomendadas

Dimensión Humana

Qué puedo hacer

Por qué

(justificación)

Los valores

(axiología)

Qué debo hacer

Cómo

(teoría-método)

La potencia

(tekné-poiesis)

Qué sé hacer

Para qué

(metodología o procedimiento)

La capacidad (facultades y saberes)

Qué quiero hacer

Qué

(objetivo)

Los saberes

(epistemes)

Figura 5. El orden de elementos es diferente al presentado en el figura 4, lo cual da cuenta de las diferentes relaciones que se pueden establecer para comprender la Realidad por cada persona. Elaboración propia.

Las relaciones susceptibles de generarse entre los constituyentes de las Dimensiones del Territorio del Investigador-Diseñador, se recomienda que se consideren en su totalidad, además de poder incorporar otras más.7

Ahora bien, trazado el territorio y sus alcances, ahora se deben establecer las dimensiones de Realidad que se desean transitar, es decir: si es de interés trabajar desde la disciplina, en este caso de diseño; o desde la multidisciplina o pluridisciplina, lo cual supone una relación de trabajo con otros expertos desde una muy poco definida coordinación a otra muy determinada; quizá la postura sea interdisciplinaria, para lo cual se requiere utilizar herramientas teóricas de otros modelos, o considerar otros campos de conocimiento (posiblemente porque se está formado en ellos).

Hasta aquí todas esas posibilidades se ubican en un eje cuya dimensión es binario y con ellas se da cuenta de un tipo de Realidad: A o B. Pero en el caso de asumir el trabajo de forma Transdisciplinaria, es necesario incorporar un nivel de Realidad diferente y por eso el eje debe aspirar a por lo menos una bifurcación. De ese modo se requiere de mínimamente de un tercer elemento: A y B, el cual puede ser considerado como: Posible, Incierto, Desconocido, Paradójico, etc. Así es como se reconocen por lo menos dos modelos de niveles de Realidad:

Modelo simple o binario

Modelo complejo

A o B

Verdadero o Falso

A y B

Verdadero y Falso, implica la Posibilidad

Niveles de Realidad

A y B

A o B

Figura 6. Los niveles de Realidad, mismos que se pueden expresar de múltiples maneras. Cabe decir que la Transdisciplina implica aceptar este supuesto y transitar entre los diferentes niveles de realidad.

Con lo expresado se presentan tres supuestos: el primero dice que el investigador de la Transdisciplina puede optar por una investigación disciplinar (que también puede ser multi, pluri, quizá interdisciplinaria) o de un nivel complejo para tratar de resolver un problema; en este último caso se necesita por lo menos del uso de una lógica triádica o polivalente. Segundo, la dimensión Posible, es la más adecuada para tratar con los proyectos de diseño, ya que la lógica de lo Verdadero o Falso, resultan poco compatibles con el tipo de Realidad de sus soluciones, porque estas se constatan solo en un futuro.8 Tercero, si un producto de diseño no puede ser Verdadero o Falso, las lógicas binarias y sus metodologías son poco atinadas para su investigación y por ende, para la propuesta de soluciones. Porque más bien son Adecuadas o no, lo cual depende de las diferentes variables que se consideren al ofrecer resultados.

De ese modo, al ser estas variables múltiples y supeditadas a las asociaciones que cada diseñador establezca y por cuestiones de tiempo, aquí se propone una pirámide que considera solo cuatro variables9 y son las siguientes: dimensión Investigador-Diseñador, dimensión del Usuario, dimensión del Proceso y dimensión del Diseño-Solución, para lo cual se establece la siguiente configuración:


Figura 7. Imagen de pirámide triangular regular, que ubica en cada cara las Dimensiones de: Investigador-Diseñador, Usuario, Proceso y Diseño-Solución. Elaboración propia.

La metáfora geométrica utilizada, tiene la finalidad de hacer notar que ninguna de estas dimensiones es base, ya que se puede rotar para que cada una de sus caras lo sea en diversas circunstancias (según el énfasis que se quiera proponer), esto con la intención de no privilegiar a ninguna de ellas. Cabe decir que ya se ha explicado una de estas dimensiones: la del Investigador-Diseñador como Dimensión Territorial, así que quedan pendientes la del Usuario y el Proceso; en el siguiente apartado es donde se exponen estas dimensiones faltantes. La dimensión Diseño-Solución no se explica, porque es consecuencia de la puesta en acción de las otras tres.

3. La Investigación Transdisciplinar en el diseño: el usuario y el proceso

Hace algunos años se planteó un problema en un seminario al que asistió quien escribe, en donde se buscaba reconocer posibles espectadores concebidos fuera de posturas binarias; es decir, se partía de un artista cuya obra exhibida y en contacto con el público, requería que no solo se identificarán a los que pueden gustarles las piezas o no, sino pensar otras posibilidades desde la complejidad. Con esa solicitud se trabajó en la búsqueda de una solución y se propuso una, con base en un modelo del matemático Stephen Kleene, en donde se considera lo Verdadero, la Falsedad y lo Desconocido. A continuación se presenta dicho modelo.

A1 A2 A1 o A2 A1 y A2 A1, No A
Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Falso
Verdadero Desconocido Verdadero Desconocido Falso
Verdadero Falso Verdadero Falso Falso
Desconocido Verdadero Verdadero Desconocido Desconocido
Desconocido Desconocido Desconocido Desconocido Desconocido
Desconocido Falso Desconocido Falso Desconocido
Falso Verdadero Verdadero Falso Verdadero
Falso Desconocido Desconocido Falso Verdadero
Falso Falso Falso Falso Verdadero

Figura 8. Tabla de la verdad de Stephen Kleene. Elaboración propia.

Se operó con la tabla suponiendo dos argumentos, uno a favor y otro en contra de la imaginaria obra de arte exhibida; después se establecieron las siguientes opciones:

          1. Qué el posible espectador aceptara uno de los dos argumentos (A1 o A2).

  1. Qué el posible espectador aceptara los dos argumentos (A1 y A2).

  2. Qué el posible espectador desconociera uno de los dos argumentos (A1 y No A1).

  3. Qué el posible espectador desconociera los dos argumentos.

Con esas opciones se obtuvieron de los nueve niveles el siguiente resultado y se consideró al espectador como interlocutor con sus variaciones:

1. Interlocutor positivo. Esta dimensión interlocucional supone sujetos ante todo racionales, atentos a los diferentes argumentos y aceptan los que se manifiestan de manera congruente; por eso son interlocutores que se adhieren al tipo de realidad mejor argumentada, aunque consideran siempre las posturas contrarias. Serán aliados y promotores del argumento más contundente, pero no aceptan la contradicción. Por eso es una postura dialógica al aceptar la integración, pero alejada de la complejidad.
2. Interlocutor parcial positivo. En esencia dentro de esta dimensión interlocucional se generan alianzas con el argumento que se conoce, aunque se intuyen la existencia de argumentos opuestos que son desconocidos o inciertos. En el caso de interlocutores no críticos, la ambigüedad se elimina al considerar solo el argumento conocido. Se sostiene y defiende al argumento afín, en este plano tampoco se acepta la contradicción, pero se es dialógico.
3. Interlocutor absoluto parcial positivo. Esta dimensión interlocucional plantea siempre ortodoxias e incapacidades para tolerar diversas posibilidades argumentales, por eso no puede superar la tensión ante posturas complejas. Aquí los sujetos seguirán siendo favorable con la postura establecida. Nunca aceptará la contradicción, ya que se es dialéctico y se aspira a la síntesis.
4. Interlocutor potencial positivo. Esta dimensión interlocucional da cabida a todo sujeto abierto a otras posturas discursivas. Más allá de lo que conozca, siempre estará atento a la búsqueda de otras posibilidades argumentales, por eso será poco propenso al dogmatismo y las ortodoxias, porque es crítico y dialógico. Su actitud será siempre favorable a la complejidad.
5. Interlocutor en potencia. Esta dimensión interlocucional es puro pensamiento complejo y también se puede asumir como: la posición que instaura sujetos interlocutores ideales y también por eso abstractos y posiblemente dialógicos.
6. Interlocutor no potencial negativo. Esta dimensión interlocucional reconoce sujetos que no aceptan el discurso oficial y no son vulnerables a los argumentos mediatizados y tendenciosos del poder. Los sujetos relacionados con este plano son críticos, pero no se interesan por resolver las problemáticas o sinsentidos que detectan, parecen apáticos pero son más bien mesurados. Por eso asumen que hay alcances a los que el hombre no podrá llegar. Está en relación con la complejidad y con lo dialógico.
7. Interlocutor absoluto parcial negativo. Esta dimensión interlocucional es opuesta a la postura que es defendida; en estricto aquí se manifiestan sujetos que contra-argumentan posturas sostenidas y ellos abren el debate, defendiendo los discursos opuestos. No se da cabida a la complejidad y se es dialéctico.
8. Interlocutor parcial negativo. Este será una dimensión de interlocución que supone sujetos antipáticos con las posturas de las tesis que se defiendan. También saben que su conocimiento sobre el tema es incompleto, pero no quedan convencidos de la pertinencia de las tesis expuestas, aunque quizá sean capaces de construir una postura contra-argumental. En ese sentido se alejan de la complejidad por ser determinista y son capaces de trabajar lo dialógico.
9.Interlocutor negativo. Esta dimensión interlocucional alberga a los sujetos oponentes a las tesis emergentes que se presenten, pero serán al mismo tiempo incapaces de construir un contra-argumento o mejor argumento. Por eso están lejanos de la complejidad, sin embargo no están imposibilitados de ser dialógicos, aunque en actos distractores.

Figura 9. Tabla de niveles de interlocución. Elaboración propia.

Después de los resultados obtenidos, se asumió que su explicación era confusa, al igual que la denominación de categorías, sobre todo para su operación, lo cual dificultaría su uso. Es por eso que se trabajó en un modelo de presentación diferente, el cual se expone a continuación:

Nombre original

Nuevo nombre

Usuario-burbuja positivo

Activista

Usuario-burbuja parcial positivo

Dogmático

Usuario-burbuja absoluto parcial positivo

Fanático

Usuario-burbuja potencial positivo.

Crítico

Usuario-burbuja en potencia.

Ideal

Usuario-burbuja no potencial negativo.

Desencantado

Usuario-burbuja absoluto parcial negativo.

Antagonista

Usuario-burbuja parcial negativo.

Escéptico

Usuario-burbuja negativo.

Boicoteador

Figura 10. Tabla con cambio de nombres de los niveles interlocucionales. Elaboración propia.

Cabe señalar que estos niveles nunca se pensaron lineales, ni jerárquicos, sino como posibles relaciones entre los interlocutores y los objetos con los que se vinculasen, que bien podrían ser diseños. Otra manera de entenderlos de forma bidimensional fue la siguiente:

Figura 11. Una manera de organizar los niveles interlocucionales de forma no lineal. Elaboración propia.

Se experimentó con otras maneras de organizar los resultados, de forma binaria y el resultado fue el siguiente:

IDEAL (Usuario-burbuja en potencia)

ACTIVISTA (Usuario-burbuja positivo)

BOICOTEADOR (Usuario-burbuja negativo)

DOGMÁTICO (Usuario-burbuja parcial positivo)

ESCÉPTICO (Usuario-burbuja parcial negativo)

FANÁTICO (Usuario-burbuja absoluto parcial positivo)

ANANTAGONISTA (Usuario-burbuja absoluto parcial negativo)

CRÍTICO (Usuario-burbuja potencial, positivo)

DESENCANTADO (Usuario-burbuja no potencial, negativo)

Figura 12. Una manera de organizar los niveles interlocucionales por opuestos. Elaboración propia.

Pasados los años, se ha llegado a reconocer que didácticamente es mejor presentar modelos de manera binaria y con base en el uso de pocas categorías, para su mejor operación. Es por eso que se presenta a continuación el modelo definitivo para identificar a usuarios y sus posibles relaciones generadas, a partir de los diseños, según posturas de desfavorables y favorables y su grado de intensidad, así como su tipo de discurso y su objetivo:

Posturas Desfavorables  Posturas Favorables 
– Intensidad + Intensidad + Intensidad – Intensidad
Persuadir Desencantado Dogmático Político
Seducir Antagonista Fanático Epidíptico
Convencer Boicoteador Activista Judicial
Provocar Escéptico Crítico Científico

IDEAL

Figura 13. Modelo final de los niveles interlocucionales organizados según quienes tienen posturas favorables y desfavorables, su grado de intensidad y su énfasis en lo emocional (rojo) y racional (azul). Cabe señalar que las categorías del centro se presentan como opuestas y contrarias (boicoteador-activista y antagonista-fanático), mientras que las categorías de los extremos se presentan como contradictorios (desencantado/crítico y dogmático-escéptico). Elaboración propia.

En este modelo final de niveles de interlocución, ahora reconocidos no como categorías sino como claves,10 no son absolutos y se organizan por el nivel de intensidad mantenido con el objeto de interés (diseños, mensajes, etc.). Esto posibilita que pueden ubicarse en posturas favorables o desfavorables, en grados de intensidad y en dimensiones emocionales y racionales. En el caso del público o target que ofrece un brief publicitario, aquí es reconocido como interlocutor Ideal, pero que necesita identificar (ya sea por estudios más finos o intuiciones), algún nivel interlocucional que lo defina con mayor claridad, gracias a la posible relación generada entre el usuario-objeto (del diseño o mensaje).

Cabe decir que esta ubicación no es permanente y ese es el reto para el profesional del diseño: lograr que un usuario pase de una postura desfavorable a otra favorable y de preferencia hacia un lugar de mayor intensidad gracias al diseño de contenidos. El cómo lograrlo implica la generación de diversas estrategias, las cuales obligan a regresar de nuevo a la Dimensión del Territorio del Diseñador-Investigador, para fundamentarlas de manera recursiva.

Entonces, cuando se ha definido el tipo de estrategias para resolver el contenido y tratamiento de un problema de diseño, es necesario establecer un proceso de desarrollo. En este caso se utiliza uno que tiene como base la propuesta semiótica de Peirce: él planteó un modelo con diez niveles, que parten de la detección de un problema hasta su respuesta. Se ha considerado pertinente utilizarlo, porque reconoce tres dimensiones que son fundamentales para su teoría: Primeridad o Posibilidad, Segundidad o Existencia; Terceridad o Hábito. A continuación se plantea esa tabla:

PRIMERIDAD

SEGUNDIDAD

TERCERIDAD

PRIMERIDAD

Cualisigno

1

Ícono

1

Rema

1

SEGUNDIDAD

Sinsigno

2

Índice

2

Dicente

2

TERCERIDAD

Legisigno

3

Símbolo

3

Argumento

3

Figura 14. Tabla del universo de las modalidades del ser de Peirce. Elaboración propia.

Esta tabla da cuenta de diez diferentes estratos o niveles, identificados con el número ubicado en cada celda y que bajo un criterio de jerarquías, la combinatoria resultante es la siguiente; la cual describe en su adecuación a un proceso que se ha utilizado para el diseño:

Niveles

Resultados de combinaciones

Proceso de diseño

1.1.1

2.1.1

2.2.1

2.2.2

3.1.1

3.2.1

3.2.2

3.3.1

3.3.2

3.3.3

Cualisigno-icónico-remático.

Sinsigno-icónico-remático.

Sinsigno-indicial-remático.

Sinsigno-indicial-dicente.

Legisigno-icónico-remático.

Legisigno-indicial-remático. 

Legisigno-indicial-dicente.

Legisigno-simbólico-remático. 

Legisigno-simbólico-dicente.

Legisigno-simbólico-argumental.

El tema de diseño.

Los bocetos, de las ideas que surgen.

Selección de bocetos, mediante indicadores.

Elección de bocetos, por evaluación.

El dummy o la maqueta.

Los desarrollos.

Informe con evidencias a favor del diseño.

La solución que se activa o pone en práctica.

El estudio de resultados.

Las conclusiones.

Figura 15. Tabla del universos de las modalidades del ser de Peirce como proceso de diseño; en negritas están diferentes momentos de evaluación de resultados. Elaboración propia.

Este proceso de diseño propuesto es muy general, por lo cual se pueden agregar tantos subniveles como sean necesarios. No aspira a ser absoluto, sino más bien dinámico, porque puede incorporar otros planos que hagan sentido, aunque de preferencia, deben considerar siempre los tres momentos de evaluación planteados en negritas: el de bocetos; el de la solución propuesta y sobre los resultados obtenidos.

De ese modo se expresa este Modelo Complejo Transdisciplinario, para ser utilizado por diseñadores u otros profesionales creativos, orientado hacia la investigación y que se dirige a ofrecer resultados satisfactorios.

Conclusiones

En relación a la pregunta inicialmente formulada ¿cómo la investigación Transdisciplinaria posibilita la solución de problemas de diseño y así contribuye a la formación de investigadores en esta profesión? La respuesta emerge de lo aquí planteado y que en síntesis dice lo siguiente:

  • El modelo para hacer investigación de diseño desde la Transdisciplina implica considerar cuatro planos o dimensiones, finalmente llamados Territorios, según la pirámide triangular propuesta: el Territorio del Diseñador-investigador; el Territorio del Usuario; el Territorio del Proceso; el Territorio de la Solución, esta última consecuencia de la interrelación y puesta en práctica de los otros tres.
  • Estas son cartografías que permiten al profesional del diseño conducirse por los Territorios propuestos, bajo líneas flexibles para que las adapten a sus particularidades, con el fin de alcanzar soluciones satisfactorias, desde una posición de incertidumbre.
  • El diseñador que se presenta aquí, desde un inicio se supuso investigador, ya que se encarga de resolver problemas de manera satisfactoria, alejado de una concepción que lo considera un operador de encargos o peor aún, de solucionadores de problemas pero sin recursos para lograrlo.
  • El profesional del diseño cobra sentido en su hacer y cuando esto implica el concebir estrategias para la solución de un trabajo, ya sea con el modelo expuesto u otro, es que las hipótesis que propone deben validarse, modificarse, anularse o cualquier otra posibilidad. En ese sentido, al formar investigadores siempre se requiere reportar sus resultados y contrastarlos con las hipótesis formuladas, además de reportarlos y compartirlos con otros colegas.

Con base en lo antes señalado, es que se tiene plena consciencia que los investigadores se “hacen investigando”, siempre con propósitos de encontrar soluciones adecuadas a las solicitudes aceptadas. Y si bien es de interés revisar la literatura existente sobre procesos, quien haga investigación se ha percatado que con frecuencia hay que tomar decisiones que alejan de lo que otros dicen o escriben. Es explicable lo anterior por las condiciones del entorno, siempre cambiantes y porque es improbable que las problemáticas sean idénticas entre las que se viven con las reportadas por otros colegas. Por consecuencia, la investigación de diseño que aquí se plantea, obliga a entenderla dinámica, lo cual implica adecuarla a los escenarios donde se dirija el resultado del proyecto.

Por último, no se quiere dejar pasar que es común escuchar diferentes posturas acerca de la actual formación de los jóvenes; la que aquí se asume busca acercarlos a la investigación. Porque los logros y mejoras de los países que confían en sus investigadores, siempre influirán en el entorno a donde se encaminan los resultados, con el fin de resolver sus deficiencias a través de la solución de problemas. Aspecto que se debe destacar en la labor profesional de los futuros diseñadores, desde una visión del presente que apela al pasado. Porque Sócrates pensó que el hacer ciencia está en relación directa con el ejercicio de las parteras, cuya profesión solo podían ejercerla las mujeres que habían tenido hijos. Esto hace notar que solo quien ha hecho investigación puede ayudar a concebirla en otros. Porque “parir” ideas puede hacer ciencia y para ello se necesita experiencia y en ese sentido: se invita a iniciarla en quienes no la tienen o continuarla y compartirla en aquellos que ya llevan un buen camino.

Fuentes de consulta

Deleuze, Gilles y Guattari, Félix. Mil mesetas. Capitalismo y esquizofrenia. Valencia: Pre-Textos, 2006. Impreso.

Düring, Ingemar. Aristóteles: exposición e interpretación. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 2005. Impreso.

Anes, José y otros. Carta de la Transdisciplinariedad. Convento de Arrábida. 06-11-94. Web. 14-11-19. http://www.filosofia.org/cod/c1994tra.htm

Kuhn, Thomas S. La estructura de las revoluciones científicas. México: Fondo de Cultura Económica, 1971. Impreso

Max-Neff, Manfred A. Fundamentos de la Transdisciplinariedad. Valdivia: Universidad Austral de Chile, 2004. Impreso.

Nicolescu, Basarab. La Transdisciplinariedad. Manifiesto. Hermosillo: Multidiversidad Mundo Real Edgar Morin, A.C., 1996. Impreso.

Nicolescu, Basarab. “Transdisciplinariedad: pasado, presente y futuro. 1ª Parte y 2ª Parte.” S Año VI. Nº 31, Julio-Agisto, 2006. Pdf.

Platón.”Teetetes o de la ciencia”. Diálogos. México: Editorial Porrúa, 2005. Impreso.

Bank Group. “World Development Indicators: science and technology” The World Bank. 00-00-17. Web. 14-10-19. http://wdi.worldbank.org/table/5.13

Semblanza curricular

José Rafael Mauleón Rodríguez

Formación académica: Doctor en Estudios Transdisciplinarios de la Cultura y la Comunicación, por ICONOS, Instituto de Investigación en Comunicación y Cultura. Doctor en Diseño por la UAM-Azcapotzalco. Maestro en Artes Visuales con orientación en Comunicación y Diseño por la UNAM. Licenciado en Diseño Gráfico por la UNAM y con Especialidad en Educación.

Actividad laboral: Investigador de públicos y fenómenos urbanos de la cultura visual, también sobre retórica visual, semiología visual, semiótica de la cultura, narratología, intertextualidad, enunciación e interlocución. Es profesor en la Facultad de Arte y Diseño, de la Universidad Nacional Autónoma de México, también en ICONOS, Instituto de Investigación en Comunicación y Cultura.

Contacto: rmauleon@iconos.edu.mx

  1. Un paradigma se entiende aquí en la acepción dada desde la epistemología de la ciencia y se entiende como un modelo el cual no se necesita explicar, pero es capaz de explicar problemas científicos. Se recomienda revisar el libro de Thomas S. Kuhn Las Estructuras de las revoluciones científicas.

  2. Nicolescu señala que fue en un taller internacional denominado Interdisciplinariedad-Problemas de la Enseñanza e Investigación en las Universidades, financiado por la Organización Económica para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), junto con el Ministro Francés de Educación y la Universidad de Niza en 1970, cuando Jean Piaget, Erich Jantsch y André Lichnerowickz utilizaron la palabra “transdisciplina”. Específicamente Piaget dijo: “Finalmente, esperamos ver que la etapa de las relaciones interdisciplinarias pase a un nivel superior que debiera ser la ‘transdisciplinariedad’, el cual no se limitará a reconocer las interacciones y reciprocidades entre las investigaciones especializadas, sino que buscará ubicar esos vínculos dentro de un sistema total, sin fronteras estables entre las disciplinas.” (en Nicolescu 2006 3)

  3. Se usa la palabra “hombre” en este trabajo, con un sentido genérico, como es el caso de “persona” o “gente” y nunca como opuesto a mujer, ya que la categoría pertinente es varón-mujer.

  4. La multidisciplina se encarga de el estudio de un objeto por varias disciplinas, al respecto dice Max Neeuf que no existe coordinación entre los expertos, pero que si sucede esto en las pluridisciplinas; la interdisciplina se puede entender como el uso de una herramienta teórica propuesta por una disciplina y de uso en otra, también puede ser el intercambio de saberes entre por lo menos dos disciplinas. Ambas siguen procesos de tipo disciplinario en su investigación. (Max-Neff, 2004)

  5. Este modelo surge de la pirámide Transdisciplinaria que propone Max-Neff y que se puede consultar en Fundamentos de la Transdisciplinariedad, (2004).

  6. La noción de Territorio se enmarca en el supuesto de Deleuze y Guattari, donde los Territorios son líneas definidas o por lo menos flexibles impuestas por el poder, pero cabe la posibilidad de desterritorializar gracias a las líneas de fuga o bifurcaciones, lo cual implica la emergencia de un nuevo Territorio que no existe, que se traza y es compuesto por pura intencionalidad. Esto refiere a la incertidumbre. (Deleuze y Guattari, 2006)

  7. Cabe hacer notar que las asociaciones que se proponen con las preguntas propias de la investigación moderna y las llamadas dimensiones humanas, solo se utilizan para dar sentido y explicitar lo que se busca establecer desde un vínculo ya conocido (investigación moderna o tradicional). Si bien aquí interesa solo la primer columna.
  8. Aristóteles decía que los enunciado sobre le futuro no son verdaderos o falsos, porque no se puede tener ciencia sobre le futuro. (Ver Düring, 120)

  9. Se puede recomendar el trabajo de Roman Jakobson, que desde una postura asumida como funcionalista, propone su modelo de comunicación con seis variables y que da una perspectiva compleja para analizar y también producir diseños. Otro modelo de interés es la Teoría de los Infortunios de J. Austin, quien concibe también tres niveles, mismas que se bifurcan cada una en dos subniveles y con ello se aspira a comprender la recepción. Los ejemplos anteriores sirven como ejemplo de propuestas teóricas no binarias y que buscan la asertividad.

  10. El análisis requiere de categorías y se convirtió en una técnica de estudio fundamental para la modernidad, así como para la difusión del binarismo. Con la intención de proponer un modelo de estudio diferente al análisis moderno, se propone no pensar en categorías, sino en claves, cuyo rasgo permite la entrada a niveles de Realidad distintos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *