La siguiente evolución de las cámaras digitales

Por

Resumen


Este artículo gira en torno a los elementos de la imagen química y digital del siglo XX, para tomarlos como parámetro y compararlos con lo que actualmente se conoce como postfotografía, y sobre cómo se usan y transmiten las imágenes fotográficas en el siglo XXI. En el texto también se plantea cómo los dispositivos actuales han roto los paradigmas sobre los procesos, usos y difusión de la fotografía del siglo XX. Así mismo, se presentan algunos detalles del hardware y del empleo del software de las máquinas actuales, para evidenciar que ahora más que nunca, la fotografía inicia el camino para alejarse del principio de la cámara oscura.

Palabras clave: Fotografía, postfotografía, dispositivos digitales.

Abstract

The reflection of this article revolves around the elements of the chemical and digital image of the twentieth century, to take it as a parameter with respect to what is now known as postphotography, which touches details on how images are used and transmitted in the 21st century. The text also arises as the current new devices have broken the paradigms on the processes, uses and diffusion of the photography of the twentieth century, as well, some details of the hardware and the use of the software of the present machines are presented to show that now more than ever, photography starts the way to get away from the beginning of the darkroom.

Keywords: Photography, post-photography, digital devices.

Introducción

Desde la década de los 70 iniciaron las investigaciones en torno a la imagen digital y para los 80, empezaron a fabricarse cámaras con los sensores usados para video, estas capturaban imágenes fijas. Paralelamente, la fotografía química vivía sus mejores años, ejemplos claros de esto son las cámaras analógicas electrónicas, que facilitaban el autoenfoque y la medición de la luz a través del objetivo. Eran cámaras con cuerpos de materiales muy resistentes, modos de escena automáticos, avance y rebobinado de película motorizado, medición de la luz en diferentes puntos del visor, pantallas LCD que permitían la visualización de todos los ajustes de la cámara, desde el fotograma por exponer, hasta los ajustes de la exposición, como la velocidad de obturación, el número f, el ISO etcétera; también evolucionaron en la lectura automática de la sensibilidad de la película mediante código DX, etc. De ese modo, la fotografía análoga mantenía las bases y principios desde sus orígenes, fundamentada en los procesos físico-químicos que llegaban a sus límites.

La aparición de la fotografía digital evidenció carencias en la fotografía análoga: los procesos de captura de imágenes y revelado eran largos, y las películas eran un poco más sensibles que las de principios del siglo XX. Es así que a mediados de la primera década de este siglo los avances tecnológicos en cuanto a óptica, sensores, procesadores, software y nanotecnología, contribuyeron al cambio de paradigma en la fotografía. El objetivo de este artículo es mostrar un breve panorama de los cambios que ocurridos en torno a los dispositivos fotográficos de esta segunda década del siglo XXI. Con ese fin se analizan los dispositivos fotográficos actuales, desde el hardware al software, con el fin de reconocer los cambios tecnológicos de la fotografía análoga hasta los actuales dispositivos digitales.  La pregunta a responder es ¿cuáles son las características y evolución de los actuales dispositivos fotográficos? Esta pregunta lleva a describir cómo los nuevos se han alejado de los paradigmas del siglo XX.

  1. La imagen química y digital

A lo largo de la historia de la fotografía, sucedieron cambios de manera constante en su química, pero hacia finales del siglo XX, los avances se dieron sólo en la máquina fotográfica y no en su naturaleza. Respecto a la película fotográfica, prácticamente se estancó su desarrollo desde mediados del siglo pasado; su formato de 35 mm permaneció inalterable, desde que Leica lo adopto en la década de los 20, y las cámaras más modernas de los 90 lo mantenían. Durante el decenio de los 80, Kodak proyectó una mejora en la construcción de las películas, cuando lanzó al mercado la película TMAX, que incorporaba la forma tabular de los haluros de plata y una nueva categoría en cuanto a la sensibilidad, la TMAX 3200 ISO. Sin embargo, el proceso para la obtención de la imagen, en esencia, era el mismo que el usado desde el siglo XIX, lo cual implicaba entrar en un cuarto oscuro y realizar un procedimiento químico de revelado.

Ahora bien, en la década de los 90 las cámaras digitales aparecieron con un velo de incredulidad por parte de la comunidad fotográfica profesional, pero evolucionaron a grandes pasos, de hecho, la enorme ventaja de estos primeros dispositivos, fue y sigue siendo, su inmediatez para obtener el resultado final: conseguíamos ver el encuadre propuesto, también lográbamos visualizar la exposición, el equilibrio de luz y sombra que se había capturado (de hecho, esto último, era una de las incertidumbres más grandes del fotógrafo en la era fotoquímica), y si la imagen había quedado muy oscura o muy clara. Esa pronta visualización también permitía ver los objetos que habían aparecido desenfocados, barridos, o identificar si el sujeto había cerrado los ojos. Esa brevedad de tiempo sobrepasaba los del procesamiento de las películas análogas; además la imagen digital, podía reproducirse en una impresora láser personal o descargarla en una computadora, para manipularla y enviarla a través de la red.

La llegada del siglo XXI trajo consigo la emergencia del ciberespacio, conocido como Internet 2.0 y a su vez, acercó la producción de contenidos a casi cualquier persona, no solo a profesionales, como era común en el siglo XX. Llegó también una relativa madurez a las cámaras digitales comerciales para el consumo del gran público, y la incorporación de las nuevas tecnologías, así como nuevos avances en las cámaras profesionales. En consecuencia, la fotografía se transformó, no sólo en la manera de obtener las imágenes, sino también como un lenguaje de acceso masivo. Poco a poco más gente tuvo acceso a Internet, a las redes sociales y a las cámaras digitales. Esta convergencia de tecnologías dio origen a un concepto que algunos estudiosos llaman postfotografía.

  1. La Postfotografía

Desde la perspectiva de Joan Fontcuberta, fotógrafo español, artista y autor de varios libros especializados, la postfotografía: “Es la producción de la imagen, lejos de sus valores fundacionales como la memoria, la verdad y la temporalidad, para ubicar la foto en una producción masiva, sin normas ni pautas.” (en Argüelles 1). Los conceptos a los que hace referencia Fontcuberta: memoria, verdad y temporalidad, se han modificado, aunque no están olvidados. Así este nuevo paradigma, también considera lo que Oscar Colorado ha señalado como un “… fenómeno de la fotografía digital y sus cambios en el paradigma socio-cultural.” (Colorado, 25).

En general, otros autores se refieren a la postfotografía, como un fenómeno de reproducción y transmisión de la imagen digital que requiere de nuevos dispositivos.

  1. Los dispositivos postfotográficos

Los componentes de las cámaras digitales mejoraron; su alma,  que es el sensor, evolucionó; los procesadores de imagen también; la resolución aumentó: mientras en la década de los 90 era menor a un megapíxel (MP), en el primer lustro de los 2000 avanzó hasta los 6 MP.

En la actualidad existe un amplio espectro de categorías de cámaras, desde dispositivos que únicamente están dedicados a la captura de imágenes fijas, hasta los que cumplen varias funciones. Cada una de estas categorías, cuenta a su vez con modelos de gama baja, media y alta. Comúnmente cada una incorpora componentes con mayores o menores prestaciones, de mejor o menor calidad. Los dispositivos con características altas, son a los que se añaden nuevas características, novedoso hardware y avances más recientes; es donde el software se desempeña de mejor manera; son la punta de la lanza.

Las cámaras llamadas profesionales son las que introducen las mejores características, estos equipos réflex han evolucionado y poco a poco, varias marcas han buscado reducir el tamaño de sus aparatos. Además, distintos modelos han eliminado el espejo y el pentaprisma, que se encontraba en el interior de este tipo de cámaras, con el fin de que el fotógrafo pueda ver a través del objetivo. En algunos de los equipos actuales, los visores electrónicos, con densidades de píxeles cada vez mayores y pantallas más brillantes, han propiciado la eliminación del sistema réflex. Esta última característica es una de las propiedades de los nuevos dispositivos, que ayuda a que sean más compactos.

Otra particularidad de las más polémicas, que se ha mantenido desde sus inicios en los 80 y que dos décadas después aún permanece, es la resolución, es decir, la cantidad de megapíxeles que tiene el sensor de la cámara (también relacionada con la calidad de la imagen. Los fotógrafos a mediados de la primera década afirmaban que 6 u 8 megapíxeles eran suficientes). Las cámaras digitales profesionales de lentes intercambiables cuentan con sensores de tamaño full frame, que equivale al negativo analógico de formato 135, es decir, es un sensor de mayor tamaño. La gran ventaja de estos, es que el tamaño del pixel aumenta, lo que ayuda a que imágenes capturadas con escasa luz y con ISO más alto, no muestren ruido; también tiene un mejor desempeño en el tamaño de la proyección de luz que pasa a través del objetivo. En estos momentos, algunas cámaras que cuentan con sensores full frame son: Nikon con 38 MP,  Sony  con 42.4 MP y Canon con 51 MP. Por supuesto la evolución continua y en el futuro no serán cámaras con megapíxeles, sino con gigapixeles.

Compañías como Olympus, Panasonic, Samsung, Sony y Fujifilm han tomado un camino diferente de las legendarias Canon y Nikon; al desarrollar cámaras compactas, conocidas como Mirrorless, con todas las funciones automáticas y manuales de exposición, así como características nuevas: añaden lentes intercambiables más ligeros y económicos, ya que incorporan sensores de menor tamaño como el APS C y el Micro cuatro tercios, además, la calidad de imagen compite con las full frame. Las cámaras más recientes como la LX100 de Panasonic generan imágenes de gran calidad, un rango dinámico amplio, nitidez de gran detalle y ruido muy bajo en escenas de escasa luz. Es decir, las cámaras sin espejo, realmente generan imágenes del mismo rango que las full frame, y en funciones y ajustes, son totalmente manuales o automáticas, con toda la serie de aberturas de diafragma y velocidades que las réflex.

En 2011 fue lanzada al mercado una cámara llamada Lytro camera que se aleja aún más de los paradigmas de la fotografía analógica (en donde el enfoque selectivo era fundamental y si un objeto era registrado fuera de foco no había solución, por lo que la foto se desechaba). Esta cámara lanzada por la compañía Lytro, conocida como Plenóptica, tiene la capacidad de reenfocar una imagen posteriormente a la toma y ser capaz de almacenar la información de luz de todos los planos de la imagen. Esto significa que un solo archivo digital almacena un grupo de imágenes enfocadas y desenfocadas. El post enfoque puede ser directamente en la cámara o mediante un software de computadora o Smartphone.

A mediados de la primera década del siglo XXI se desencadenó un cambio de rumbo en la evolución de la fotografía digital, el concepto fotografía computacional empezó a hacerse realidad. Las primeras cámaras digitales de los 90 se caracterizaban solamente por capturar la imagen proyectada en el sensor, sin que en el dispositivo se pudiera manipular, retocar o alterar digitalmente la fotografía; este nuevo concepto denominado Computational photography, se refiere a la capacidad de las cámaras para realizar varias capturas con un solo disparo; también a la posibilidad de realizar un procesamiento complejo al instante. Estas funciones se incorporaron en las cámaras réflex digitales de mediados de la primera década y con ellas se podían hacer ediciones básicas de imagen, como recortar, sobreexponer, subexponer etc. La era Post PC estaba en pleno auge; este concepto se materializaba plenamente con la llegada del Smartphone conocido como Apple iPhone en 2007, con él, la computación en la palma de la mano era una realidad. Este nuevo dispositivo permitía realizar prácticamente la mayoría de las actividades básicas hechas en una computadora de escritorio, y en consecuencia, la fotografía computacional se ponía en marcha.

A inicios del 2017 salió a la venta la cámara computacional Light L16, estandarte de los nuevos paradigmas de la fotografía; esta cámara cuenta con 16 lentes incorporados, 3 longitudes focales, resolución de 52 MP, procesadores de última generación, sistema operativo Android, conectividad wifi y almacenamiento de 256 GB.

Entonces se puede señalar que, con los inicios de la década de los 2010, los dispositivos multifunción conocidos como Smartphone fueron toda una realidad. Entre las infinitas posibilidades de estos equipos se integraron funciones como calculadora, procesador de textos, reloj, calendario, teléfono, radio, periódico, libro, revista, reproductor musical, reproductor de video, editor de video, consola portátil de video juegos, mapa, disco duro, red social, mensajero y un interminable etcétera. Entre todo esto, también estaban la cámara fotográfica y la cámara de video, que con el avance de las generaciones han ampliado sus capacidades funcionales, entre ellas: crear imágenes con mayor rango dinámico, ampliar la resolución nominal del dispositivo, crear imágenes con movimiento en resolución completa, hacer simulaciones tridimensionales en imágenes fijas, compartir las imágenes al instante, etc.

 Conclusiones

Las características de los nuevos dispositivos están encaminadas a subsanar las carencias y alcances de la fotografía analógica de finales del siglo XX. Las imágenes barridas, movidas o vibradas producidas por el aumento del tiempo de exposición a consecuencia de escasa luz y poca sensibilidad de las películas, inspiraron a los nuevos dispositivos a desarrollar estabilizadores; también a aumentar la sensibilidad de los sensores a la luz, etc.

El objetivo planteado al inicio, se ve cumplido al presentar los cambios sufridos en el campo de la fotografía, hasta la aparición de la cámara Light L16 o la cámara Lytro, conocida como Light Field o Plenóptica, la cual puede realizar enfoques a diferentes planos después de haber capturado la fotografía y que corrige las imágenes desenfocadas por error. Además se puede señalar que los dispositivos como los Smartphone, que acumulan una serie de avances, entre los que se encuentran, la conectividad, facilidad de uso, triples cámara etc., también han aumentado considerablemente la sensibilidad del sensor, lo que permite hacer fotografías con la cámara en la mano, en condiciones muy pobres de luz; esto ha superado a los haluros de plata de la película.

Se puede establecer que estas nuevas máquinas modificaron la manera en que los fotógrafos manipulaban las cámaras en el pasado y así se abre paso el concepto de fotografía computacional, el cual se refiere, a la captura de varias imágenes con un solo disparo, que pueden ser procesadas en la misma cámara, creando una fotografía final con características únicas.

Finalmente, cabe señalar que estas nuevas tecnologías han borrado la línea divisoria entre el profesional y el aficionado. Ahora todos tienen acceso a muchos de los conocimientos que en los siglos anteriores poseían solo los profesionales. De ese modo la interrogante ahora recae en cuales son las nuevas diferencias entre un profesional en relación con un aficionado, que más bien se orientan a los aspectos administrativos, expresivos, creativos, y no a los técnicos.

Fuentes de consulta

About. About Lytro. Mountain View, CA: Lytro, 2015 www.lytro.com

Argüelles Arredondo, Luis Enrique. Postfotografía. 2016. 4-10-17. Web. http://luisarguelles.co.nf/

Chéroux, Clément. Breve historia del error fotográfico. México: Serieve. 2009. Impreso.

Colorado, Oscar. Fotografía 3.0 y después de la postfotografía ¿qué?: un análisis crítico de la fotografía en la era de la conectividad. México 2014 eBook

Fontcuberta, Joan. La cámara de pandora: la fotografía después de la fotografía. Barcelona: Gustavo Gili, 2013. Impreso.

Technology. How does the L16 work? Palo Alto CA:  Light, 2017 https://light.co/technology

Nayar, Shree. “What is a Computational Camera?” Nueva York: Universidad de Columbia CAVE. 2011  http://www1.cs.columbia.edu/CAVE/projects/what_is/

Resumen curricular

Luis Enrique Argüelles Arredondo

Egresado en 1989 de la licenciatura en Diseño Gráfico por la UNAM ENAP, Maestría en comunicación con medios virtuales, Iconos Instituto. Maestría en Artes Visual en la Academia de San Carlos, UNAM; Postgrado en Diseño con Especialidad en Hipermedios en la UAM-Azc; diplomado en diseño editorial UNAM ENAP; Taller de cine, Museo carrillo Gil; Estancia de producción fotográfica en VU, centre de diffusion et de production de la photographie, Quebec, Canadá. Experiencia en docencia en asignaturas como Fotografía, Diseño de Páginas WEB, Multimedia, Manipulación de la imagen digital, Animación 2D, Dibujo digital, edición de video digital, Medios audiovisuales desde 1992. Universidad La Salle, Universidad Simón Bolívar, Universidad del Valle de México, Iconos Instituto. Universidad de Periodismo y Arte en Radio y Televisión. Más de 30 exposiciones colectivas e individuales en el área de fotografía. La exposición más reciente, colectiva Tentaciones de luz, Universidad la Salle 2015. Premio de adquisición en el Encuentro Nacional de Arte Joven, INBA. Actualmente es fotógrafo y diseñador multimedia independiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *